Dos ladrones robaron en una carnicería del barrio San Lorenzo de la ciudad santiagueña de Termas de Río Hondo, de donde escaparon a bordo de una moto con un botín de asado valuado en 10 mil pesos, además de la recaudación del día.

El insólito hecho ocurrió el sábado pasado, durante la noche, cuando los delincuentes sustrajeron a la propietaria del comercio chorizos y carne para asado. Sin embargo, eso no fue lo único, debido a que también sustrajeron el dinero correspondiente a las ventas de la jornada.

 

En declaraciones a la prensa, la dueña de la carnicería "El Bastián", Valeria Mansilla contó que el asalto fue cerca de las 20.30, cuando uno de los malvivientes ingresó "a comprar normalmente como todos los clientes", mientras que su cómplice “quedó afuera en la moto”.

El ladrón habría solicitado asado y chorizos y cuando la mujer le indicó que ya había superado la cantidad de cinco kilos que había pedido el presunto cliente en primera instancia, este le respondió: “Corta más o te quemo” y le apuntó con su arma.

 

Me apuntaron con un revólver y yo estaba sola con mis dos hijos menores de edad”, dijo la víctima del robo ocurrido en la calle Maipú prolongación, de la mencionada ciudad santiagueña, que estimó que los cortes sustraídos alcanzarían un valor de 10.000 pesos.

Antes de huir del lugar, los asaltantes le exigieron a la daminificada las llaves de un auto y una moto estacionados en frente de su local, aunque estos no eran de su propiedad. Instantes más tarde, trataron de sustraer el celular de su hija, aunque desistieron cuando se cayó al piso detás del mostrador.

 

La carnicera los siguió

Lejos de resignarse, la carnicera persiguió a los autores del robo con su propio vehículo, aunque fue en vano, ya que lograron concretar su fuga y permanecen prófugos.

“Los segui en mi auto y ellos iban en una moto 110 chica. En un momento veo un móvil policial y les pido ayuda porque los ladrones venían por detrás mío, y el policía y su acompañante no me ayudaron para nada. Me dijeron que fuera a la comisaría a hacer la correspondiente denuncia porque ellos no podían volver”, detalló la damnificada.

 

Mansilla aseguró que la policía “hace vista gorda” frente a los reiterados episodios de inseguridad que sufrirían en el barrio. “Sólo hablan mucho pero no hacen nada para la seguridad. Andan robando mucho todos los días”, aseguró.

La investigación del caso quedó a cargo de la fiscal Melissa Deroy, quien dio intervención a la Brigada Interna y a efectivos de Robos y Hurtos de la mencionada dependencia y solicitó las filmaciones de cámaras de seguridad que filmaron el robo.

Ver comentarios