El hecho se descubrió este jueves, cerca de las 7, cuando Sergio Omar Giola de 44 años se presentó en la seccional segunda de Florencio Varela y dijo que acababa de matar con un cuchillo a su esposa, Karina Elizabeth Alonso.

Efectivos de la dependencia fueron entonces hasta la vivienda, situada en Pedro Agrelo al 1100, donde hallaron el cadáver de Alonso, que a simple vista presentaba entre seis y siete puñaladas, la más grave de ellas a la altura del cuello.

Tras la intervención de la fiscalía de turno, llegaron al lugar los peritos policiales, quienes recolectaron la evidencia y dispusieron el traslado del cuerpo de la víctima a la morgue judicial para que se realice la autopsia de rigor.

Las fuentes explicaron que, en base a las averiguaciones realizadas por los investigadores, Giola tenía una restricción perimetral para acercarse a su esposa desde el 29 de junio, dispuesta por el Juzgado de Paz de Florencio Varela

La hija del Giola, una joven de de 19 años que estaba presente al momento del hecho, contó a los pesquisas que a pesar de esa medida su padre había regresado al domicilio familiar hacía aproximadamente un mes y medio, aunque la relación entre ellos no era buena porque tenían problemas de infidelidad.

Tras el hallazgo del cuerpo de la mujer, Giola quedó detenido a disposición de la Unidad Funcional 1 de Florencio Varela para ser indagado.

El detenido trabajaba como albañil y que además de una hija de 19 años tiene un niño de 10, también fruto de su relación con Alonso.

Fuente: Télam