Un joven que creyó haber asesinado a su madre de un disparo se quitó la vida con la misma arma de fuego con la que la atacó, en la madrugada de este lunes en un paraje del sur de Santiago del Estero.

Fuentes policiales informaron que un tío de Gustavo Perea, de 22 años, se comunicó con el personal de la Seccional 33 porque su sobrino le había enviado un mensaje de texto en el que le confesaba haber baleado a su madre.

Un grupo de efectivos se trasladó al paraje San Francisco, en el departamento Quebrachos, cerca de las 2, y halló al joven sin vida en una habitación, con un orificio de entrada de un proyectil en la sien derecha, y junto a él un revólver.

En otra pieza se encontraba una mujer mayor, madre del joven, que también presentaba una herida de arma de fuego en la cabeza, pero tenía signos vitales.

La mujer fue trasladada al Hospital Zonal de la localidad de Sumampa y derivada luego al Hospital Regional Dr. Ramón Carrillo, donde permanece internada con pronóstico reservado, dijeron las mismas fuentes.

Fuente: Télam