Los habitantes del departamento mendocino de Maipú todavía están conmovidos por los asesinados de los hermanos Franco (18) y Kevin (28) Álvarez. Y una revelación los llena aún de mayor estupor. La efectuada por el hijo de uno de los cuatro detenidos por los homicidios, que sustenta la principal hipótesis del hecho.

Las víctimas trabajaban como obreros de cosecha o albañilería para uno de los capturados, quien les conseguía changas con un conocido. Estos dos hombres se cansaron de enfrentarse con Franco, quien les reclamaba dinero adeudado y, además, le habría sustraído una planta de marihuana a uno de ellos, destinada para hacer aceite de cannabis medicinal para su hijo menor de edad. 

Justamente, para quien terminó contando que “había escuchado” ese hartazgo y que planeaban un ataque contra los hermanos Álvarez, informaron fuentes policiales a ElSol.com.ar.

Precisamente ese testimonio fue el que aceleró la detención de su padre y los otros tres sospechosos. 

Los hermanos permanecían desaparecidos desde el 7 de junio último. Sus dos cuerpos fueron hallados el domingo en el departamento mendocino de Maipú.

Por su parte, la fiscal Andrea Lazo aguardaba esta martes el resultado preliminar de la autopsia.

Los dos cadáveres fueron hallados en la tarde del domingo en inmediaciones de calle Los Pinos, en Rodeo del Medio, del departamento de Maipú.

Una mujer notó un cuerpo sumergido en un desagüe, observando un brazo y un pantalón color azul en medio de ramas, y avisó al teléfono de emergencias policiales 911. Cuando los efectivos arribaron al lugar, advirtieron que se trataba de dos cuerpos, ambos de sexo masculino, de contextura delgada y en evidente estado de descomposición. Estudios de ADN confirmaron que eran los cadáveres de los hermanos Alvarez.

Las víctimas habían sido vistas con vida por última vez el 7 de junio, cuando salieron de su casa, situada en Maipú.

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy