Dos de los ocho rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa cumplieron años encerrados en una celda de la Unidad Penitenciaria N°6 de la localidad de Dolores. Este martes, 25 de febrero, Lucas Pertossi cumplió 21 años, mientras que Enzo Comelli cumplió 20, pero no tuvieron familiares que les festejaran. Ambos están imputados como coautores del "homicidio doblemente calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas".

Si bien en general un interno puede pedir una visita especial, no hubo ningún pedido realizado por los dos detenidos ni por sus familiares para que se autorice un encuentro. La única visita autorizada que tienen los ocho rugbiers son los días jueves de 18.30 a 19.30.

Pertossi y Comelli pasaron el cumpleaños encerrados en una celda junto al resto de sus amigos, aunque alejados del resto de la población carcelería, dada la disposición de las autoridades del establecimiento para evitar que sean agredidos por otros internos.

Por otra parte, para los primeros días de marzo se esperan los resultados de la prueba scopométrica que determinaría quién de los ocho acusados fue el que llevaba la zapatilla de lona que dio el golpe mortal; mientras que a partir de la segunda quincena estarían los resultados del cotejo de ADN entre las prendas y zapatillas incautadas y las muestras extraídas de la víctima.

Por su parte, la defensa de los rugbiers, a cargo del abogado Hugo Tomei, apeló la prisión preventiva dispuesta para los ocho detenidos y pidió que les otorguen la domiciliaria. En los próximos días, se espera una resolución por parte de la Cámara de Apelaciones de Dolores.