Jamás pensó que lo iban a atrapar de esa forma. Milton Prado, un líder narco que había logrado eludir más de 20 operativos y comandaba bandas que vendían drogas en el sur del país, fue detenido de una manera increíble en el barrio Quinta 25, de la ciudad rionegrina de General Roca.

Los policías de la Brigada de Toxicomanía de la provincia intentaban desarticular pequeños kioscos de venta de droga que estaban ubicados en la zona norte de la ciudad. Los agentes se enterarían después de detenerlo que eran grupos satélites que se sostenían por la logística que otorgaba el capo narco de 37 años.

La Policía inició el allanamiento por vendedores al menudeo de cocaína y marihuana en dos domicilios de la intersección de Defensa y Jilgueros. Y los "soldaditos", ni bien vieron a los efectivos, comenzaron a transmitir el mensaje y emprendieron la retirada.

En medio de la huida, uno se olvidó un handy en un kiosco y un policía se sorprendió al escuchar a Prado, apodado "El Tío". El jefe narco indicaba un lugar apartado para reunirse, en una casa del cruce de Pasteur y Cardenales, en el barrio Quinta 25. Y ese dato lo condenó.

La fuerza de seguridad, de inmediato, solicitó una orden de allanamiento al juez federal Hugo Greca y capturó al narcotraficante más buscado del sur del país alrededor de las 17 del jueves. Lo detuvo con algunos envoltorios de cocaína y unos 32.000 pesos en efectivo, informaron fuentes policiales al diario Río Negro

"El Tío" quedó detenido en la comisaría tercera, donde se reforzó la seguridad ante el temor de que alguno de sus cómplices lo quiera liberar.

Está previsto que en las próximas horas sea trasladado a los juzgados federales para ser indagado y, posteriormente, sea alojado en la Unidad Penal N°5. 

El capo narco ya había sido condenado a 6 años de prisión en una causa por comercialización de cocaína y marihuana y, mientras purgaba esa pena, se descubrió que desde el Penal 2 manejaba una banda dedicada a la venta de estupefacientes.

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy