La niña de 12 años que fue víctima de una violación y por la cual falleció su beba días atrás tras una Interrupción Legal del Embarazo (ILE), brindará su testimonio el próximo lunes en la Cámara Gesell dispuesta por la Fiscalía de Investigación Nº 12 del Centro Judicial de San Pedro de Jujuy.

De acuerdo a lo informado, el mismo día en que se confirmó la muerte de la beba, a quien apodaron Esperanza, nacida tras la realización de una cesárea prematura, la niña fue dada de alta y ya está en condiciones de cumplir con esta importante prueba, que será determinante para saber cómo sucedieron los hechos.

Cabe acotar que los responsables de Delegación Fiscal Nº 1 y de la Fiscalía de Investigación Nº 11, se hicieron presentes la Sala de Pediatría del hospital Guillermo Páterson, para ver la posibilidad de que se realice la Cámara Gesell dentro de las 24 horas de efectuada la denuncia del abuso sexual, pero profesionales del nosocomio aconsejaron que se postergará por el estado de la niña, quien ya estaba siendo asistida por una psicóloga.

Por ese motivo la diligencia quedó suspendida hasta tanto la víctima se encuentre en condiciones y el lunes será un día clave para la prosecución de la investigación de este hecho que conmocionó a toda la sociedad argentina.

Son muchas las versiones y declaraciones efectuadas por vecinos del barrio donde reside la familia, que surgieron en torno a este hecho, pero como es la justicia quien tiene que investigar y determinar el grado de culpabilidad que le compete al o a los responsables de la situación que vivió la niña, seguramente, luego de la Cámara Gesell, se avanzará y se conocerán datos oficiales.

En cuanto al único inculpado en la causa, un vecino que fue sindicado por la madre de la niña como el supuesto autor del abuso sexual, se supo que la fiscalía interviniente dispuso que se tomen las muestras de hisopado, las que luego serán remitidas al Laboratorio Regional de Genética Forense, junto a las muestras biológicas que se tomaron a la beba recién nacida, para la realización de las pruebas de ADN.

Una vez cumplimentados estos estudios de paternidad, se sabrá si el sujeto que fue sindicado como el presunto autor del abuso y permanece detenido desde el día en que se radicó la denuncia, es o no el padre de la beba Esperanza. En cuanto al inculpado, se supo que el abogado que lo representaba, renunció y ahora lo representa un Defensor Oficial.