El juicio a Nahir Galarza, la joven acusada de asesinar a su novio, Fernando Pastorizo, en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, sigue su curso. En la mañana del jueves, comenzó a brindar testimonio Sol Martínez, a quien Pastorizzo sindicó como quien colaboró con Galarza para golpearlo a la salida de un boliche.

Sol y Nahir eran compañeras y mejores amigas.

En la segunda audiencia se escucharon testimonios de allegados a Pastorizzo que indicaron que el joven relató por medio de audios de whatsapp cómo había sido golpeado por las jóvenes en el interior de la casa de los Galarza el 25 de diciembre por la mañana, cuatro días antes del ser asesinado a balazos por Nahir.

Según el relato de Sol sobre lo que ocurrió en el boliche, ella vió que Nahir y Fernando forcejeaban y se acercó para defender a su amiga. Por eso, le pegó una piña para que la deje.

La testigo declaró que la reacción de Fernando fue largarse a llorar y que le dijo que no le iba a pegar. "Soy incapaz de pegarle a una mujer", le dijo Fernando.

Sol y Nahir juntas en el boliche.

Tras el crimen de Pastorizzo, Martínez fue apuntada por allegados a la víctima y decidió marcharse de la ciudad. Pero el 5 de enero publicó un posteo en Twitter en el que se despega de Galarza. 

"Es lamentable pero es la verdad, estaba con una asesina y no me daba cuenta. Si realmente están pensando que fui cómplice o que sabía que esa mina estaba así están errados", sostuvo en su tuit. 

Sol cerró su cuenta de Twitter.

"Vengo a dar la cara porque no soy ninguna hdp, con Fernando discutí adentro del boliche donde él me agarró del brazo y yo le di una piña. No tuve ninguna relación más con él después de eso. Ahora "soy la culpable también de que Nahir estaba loca? Por favor gente", añadió por el mismo medio. 

Así se defendía la amiga de Galarza.

El crimen de Pastorizzo ocurrió el 29 de diciembre del 2017 alrededor de las 5 de la mañana. Galarza confesó horas más tarde haber sido la autora de los disparos.