Videla. Cuando esperaba su condena.

Fue el mismo condenado, Ramón Sixto Videla (27 años, alias "Mencho"), el que reforzó la sospecha de que en aquella casa a la que iba a embriagarse, en la localidad sanjuanina de Sarmiento, el propio jefe de hogar entregaba a sus tres hijas, todas menores, para que sus amigos tuvieran sexo con las niñas a cambio de vino y asado. Pero su intento defensivo no funcionó. Es más, sus dichos y otras pruebas lo complicaron como autor de las violaciones y la corrupción sexual de una de esas nenas, que apenas tenía 8 años.

Lo mismo ocurrió con el dueño de casa, quien deberá declarar como posible facilitador de la prostitución de esas niñas, una de las cuales tiene 15 años y ya es mamá, dijeron fuentes judiciales.

Para la fiscal Leticia Ferrón de Rago había pedido que condenaran a Videla a 12 años de cárcel, que se investigue al papá de la nena y también que los profesionales de la Secretaría Social de la Corte verifiquen si esas niñas aún viven en situación de riesgo.

Por su parte, el juez Ernesto Kerman condenó a 10 años a Videla (recibió su segundo castigo, ya registraba uno previo por robo), ordenó investigar al papá de la nena y también que se conozca la situación en la que viven los menores.

La defensora de Videla, María Noriega, podrá pedir que la Corte revise el fallo. "Pedí la absolución o en subsidio se lo condene por abuso sexual simple, porque el médico que revisó a la nena informó que aún conservaba su himen, es decir que era virgen. Es probable que vayamos a la Corte", dijo el miércoles, según informó diariodecuyo.com.ar.

El hecho se había descubierto el 20 de noviembre de 2015, cuando Videla llegó a la escuela de la nena a buscarla. Una maestra llamó entonces a su padre y éste le confirmó que el daba la autorización, pero la niña se resistió: "no voy a ir con él porque me hace cochinadas", le dijo a las docentes. Ese mismo día Videla quedó preso.

Más tarde, en Cámara Gesell, la menor detalló que todo había empezado en la Navidad de 2014 y que cuando era abusada en su propia casa, Videla le decía "sos una prostituta", entre otras groserías. Para las psicólogas, no mentía.

Ver más productos

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Convertite en héroe

Convertite en héroe

La pasión no entra en cuarentena

La pasión no entra en cuarentena

Ver más productos