Con motivo de varias denuncias anónimas recibidas a través del 911, que señalaban que dentro de un domicilio del Barrio Fraga, ubicado en terrenos lindantes al FF.CC. Urquiza, existía una vivienda conocida como la Casa de la Droga, en la que se comercializaban estupefacientes bajo la modalidad de narcomenudeo, efectivos de la Policía de la Ciudad, realizaron allanamientos donde se encontraron estupefacientes y elementos de corte.

Efectivos de la División Operaciones realizó trabajos en forma encubierta que incluyeron vistas oculares y fotografías del lugar, conocido por los habitantes del barrio como “La casa de la droga”, lográndose establecer como estaba compuesta la organización delictiva y sus componentes.

La función de “jefe” de la red delictiva la ejercía una mujer apodada Choco, quien a su vez utilizaba a distintas personas para que cumplieran las funciones de “satélites”. Estos individuos, algunos de ellos menores, eran temidos por los vecinos del barrio debido a que generalmente estaban armados y además integraban una banda muy violenta dedicaba a cometer ilícitos bajo la modalidad de robo a mano armada de automotores y también en viviendas.

Los “satelites”, a cambio de sus servicios, recibían su paga en estupefacientes o alojamiento en el lugar allanado, a modo de “aguantadero”. A su vez, estas habitaciones también se usaban para el acopio de los objetos sustraídos. Fue así que con el correr de la pesquisa, se logró obtener los medios probatorios suficientes, con los cuales quedaban en evidencia las maniobras de comercialización de estupefacientes por parte de la “Choco”.

De esta manera, el magistrado dispuso el allanamiento del domicilio en horas de la madrugada. Una vez arribado personal policial al lugar se logró identificar en la puerta del domicilio a cuatro hombres que cuidaban de la seguridad del mismo, de los cuales uno de ellos, llevaba consigo envoltorios pequeños que contenían cocaína, dinero en efectivo y un arma de fuego ensamblada de forma casera con cinta color negra.

Mientras que en el interior del domicilio, donde se encontraba Choco, se hallaron cinco envoltorios de dimensiones más grandes con la misma sustancia, además de bolsas de bicarbonato de sodio que serían utilizados para el fraccionamiento y estiramiento de la droga.

Al presenciar la requisa de su domicilio, donde se hallaron envoltorios con 25 gramos de cocaína y una caja con bicarbonato utilizada para el estiramiento de las sustancias,la líder de la banda comenzó a sentirse mal por lo que se dio intervención al SAME que trasladó a la imputada con consigna policial al hospital Tornú con el diagnóstico de intoxicación.