El caso de Yanina Nüesch, de 16 años, y Luján Peñalva, de 19, las dos adolescentes que aparecieron ahorcadas en Salta con la misma soga, en la misma rama de un árbol y separadas por menos de 20 centímetros, y que se dijo que se trataba de un pacto suicida, parece que se trató de un doble asesinato, según el análisis de expertos internacionales.

El hecho ocurrió en 2012. La causa se cerró con la teoría del suicidio y se archivó. Sin embargo, cinco años después, una nueva investigación realizada por un equipo de forenses y especialistas en criminalística de Estados Unidos determinó que las dos chicas fueron asesinadas. El informe sostiene que existen errores graves en el procedimiento de la autopsia realizada, que se determinó una data de muerte incorrecta con parámetros equívocos, así como también en la mecánica de la muerte, ya que se afirmó desde un primer momento que fue un ahorcamiento con las chicas a modo de péndulo, lo cual resulta físicamente imposible.

Agregaron que no hay indicios de que las chicas llegaran solas y caminando al lugar del hallazgo. Para avanzar, proponen la realización de un nuevo análisis de ADN a llevarse a cabo en Estados Unidos con el perfil genético hallado en la blusa de Yanina para determinar las características físicas del agresor, la raza, el sexo y la estatura.

Sostienen que la soga fue acomodada en la rama y en los cuellos de las víctimas, por el desorden que presentaban, lo cual no es compatible con una actitud suicida y mucho menos de adolescentes.