Un brutal crimen en la ciudad costera de Villa Gesell generó una gran conmoción. Fernando Báez Sosa, de 19 años, fue atacado a golpes por un grupo de rugbiers a la salida del boliche Le Brique durante la madrugada del sábado y no pudo ser estabilizado por los médicos en el Hospital Illia.

La Policía allanó la casa de los sospechosos y pudo dar con 10 jugadores de rugby, de entre 18 y 20 años. A todos los detenidos, oriundos de Zárate, les encontraron prendas con sangre y heridas en los brazos.

Tras el crimen, familiares de la vícima e instituciones de las que Fernando formó parte expresaron sus condolencias y pidieron que se haga Justicia por el joven de 19 años.

"Una familia llora tu partida inesperada, Fer, pero te aseguramos que una parte de nosotros te acompaña. Sos y serás siempre el más mimado por todos nosotros. ¡Te amaremos siempre! Vuela alto", expresó a través de un posteo en Facebook Claudia Sosa, pariente de la víctima. 

Por su parte, Saul Omar Sosa, familiar del joven asesinado, sostuvo: "Cobarde actitud de estos delincuentes. QEPD, Pariente".

 Desde el Colegio Marianista del barrio porteño de Caballito, del cual la víctima había sido alumno, pidieron "el esclarecimiento total de este hecho y el accionar cabal del Poder Judicial".

Desde la Comisión Directiva del Club Coronel Sánchez expresaron sus "más sentidas condolencias a la familia Baez-Sosa" y en "especial a Graciela Sosa por el fallecimiento de su hijo".