Una vez más la violencia de género se hace presente en Argentina y esta vez en la provincia de Santiago del Estero. Como si fuese una escena sacada de una película de terror, el caso retrata a una mujer desnuda, atada a un árbol y torturada por su propio esposo. Ella se animó a denunciarlo dos semanas atrás, y actualmente el hombre se encuentra detenido en la localidad chaqueña de Charata.

El 14 de septiembre la víctima, madre de cuatro hijos, acudió a la policía implorando ayuda.La detención fue ordenada por la fiscal Mariana Baena y recayó en contra de Julio Horacio Jiménez, a quien se atribuye el delito de "lesiones agravadas por vínculo"

El relato presentado por la víctima ante las autoridades es estremecedor y cuenta que la noche anterior al día de la denuncia, el hombre con el cual convive desde que ella tenía 14 años, la sacó por la fuerza al patio de su vivienda en la ciudad de Quimilí, noroeste de Santiago del Estero.

"Me desnudó y me tiró varios baldes de agua fría. Hacía mucho frío. Me insultó y me ató con una soga a un árbol", declaró en la sede policial la mujer. Como si fuera poco, la denunciante continuó la crónica de la pesadilla aportando detalles de cómo el agresor agarró un cuchillo y le cortó las piernas. Agregó que recibe este trato humillante desde hace muchos años y aseguró que ya está cansada y avergonzada de darles esa imagen a sus hijos. 

En cuanto Jiménez supo de la denuncia en su contra, huyó de Quimilí. Inmediatamente la División de Homicidios y Delitos Complejos de la mencionada ciudad comenzó una paciente investigación, hasta establecer que se hallaba refugiado en la provincia del Chaco.

El plan de huida de Jiménez resultó frustrado tras que una comisión, autorizada por la fiscal Baena, dio a su alcance. Esta madrugada, el atacante fue trasladado a Santiago del Estero para ser alojado en el predio de la ex Fandet, donde permanecerá detenido a disposición de la fiscalía a cargo de la causa.