Doce jóvenes rosarinos, de 18 y 19 años, padecieron el robo de sus pertenencias y del dinero que tenían para sus vacaciones por parte de delincuentes que ingresaron a la casa que alquilaron para veranear en la ciudad balnearia de Villa Gesell, mientras estaban en un boliche bailable.

El ilícito se registró cuando uno de los turistas, que regresaba del establecimientos, descubrió al menos a 2 individuos que salían del domicilio y huían en un VW Gol gris. Por este motivo, el muchacho avisó de inmediato lo que había visto a sus compañeros para que volvieran del boliche y, cuando ingresaron a la vivienda, descubrieron que les habían robado casi todas las valijas, dinero y otras pertenencias.

Matías, uno de los damnificados por el accionar del grupo de hampones, dijo a los medios periodísticos que "los delincuentes rompieron una de las rejas de madera de una ventana" para ingresar a la casa y salieron por la puerta, que no estaba forzada, porque "los bolsos eran muy grandes".

Aparentemente, de acuerdo a los investigadores, los sujetos utilizaron un listón de madera para destrozar la reja de la ventana. Intervino en esta causa la doctora Verónica Zamboni, fiscal de la Unidad Funcional N° 6 de Villa Gesell, dependiente del departamento judicial de Dolores.