El bajista de la banda de punk rock Superuva dijo que el asesino del baterista tenía la “intención” de matar al cantante y que “no hubo discusión previa” sino que lo atacó “sin mediar palabra con una navaja”

"Se le empezó a ir encima y a decir le vas a pagar diez mil pesos a cada una de las personas que están acá y le empezó a pegar a Checha, quien cae al piso en eso intervienen Tommy y Juan, Tommy lo empuja y Juan se pone a separar y ahí le pega las tres puñaladas con una navaja con la que ya venía amenazando”, precisó el bajista.

Además, el músico afirmó que un grupo de chicas que acompañaba al agresor golpeó a Juan Ledesma mientras estaba en el piso mal herido.

Martín Lalo, bajista de la agrupación artística, contó en la puerta de la comisaría 9na. que el recital terminó a las 4 y se quedaron una hora acomodando los instrumentos. 

El artista relató que a la salida de “Don Pedro Bar” unos fans le pidieron una foto a Tommy Gun (guitarrista), a Checha (cantante) y a Juan Ledesma

"De la nada sale un gordo grandote, pelado con cresta y le tira un botellazo de vidrio con la intención de pegarle en la cabeza al cantante, sin mediar palabra”, aseguró Lalo. 

Según su testimonio, el agresor le exigía que le diera el “montón de plata” que supuestamente había ganado por el recital y “un montón de cuestiones ilógicas para lo que era el contexto”.

Tras el ataque, Checha escapó corriendo y “unas chicas que acompañaban a este idiota le empezaron a pegar a Juan que estaba en el piso apuñalado y a su hermano”.

El hombre continuó golpeando al cantante hasta que Lalo le partió “una botella en la cabeza para que salga de encima” de él y lo “empezó a correr una cuadra con la navaja  hasta que llegó al Centro de Monitoreo de Quilmes.

"Les tiré unas piedras en la ventana para que llamen al 911 porque no nos atendían”, señaló Lalo, quien añadió: “No fue una pelea, nos vino a agredir, no hubo discusión previa, tenía una intención de matar a Checha. Estuvo en el show y se quedó esperando afuera”.

Por último, el bajista dijo que “Juan era un tipazo, un pibe laburante, era tatuador”, tras lo cual expresó: “No hay justificación para esto que le pasó para salvarlo a Checha”