La hora de la justicia. El padre y la madrastra de un niño con síndrome de Down que murió tras caer de un séptimo piso, en la ciudad de La Plata, quedaron detenidos luego de que la Cámara de Apelaciones de La Plata rechazara un recurso de apelación contra la denegatoria de eximición de prisión para ambos.

Se trata de Diego Villanueva (38) y de Rosa Martignoni (32), padre y madrastra, respectivamente, de Renzo Villanueva (7), acusados de los delitos de homicidio simple y homicidio calificado por el vínculo, quienes se entregaron en la Departamental de Investigaciones de La Plata. Sobre la pareja pesaba una orden de detención desde el 19 de diciembre último, pero aún no se había efectivizado porque ambos habían recurrido la denegatoria de la de prisión, que finalmente quedó confirmada por la Sala IV de la cámara platense.

La detención de la pareja había sido solicitada por el fiscal que instruye la causa, Marcelo Romero, tras recibir el informe elaborado por la Policía Científica y la DDI de La Plata, en base a la reconstrucción de la caída del menor, que no descartó la participación de un tercero en la muerte del niño, por lo que la causa fue recaratulada como “Homicidio”. La fuente explicó que la pareja será indagada mañana por Romero en la sede de los tribunales penales de la capital provincial.

Los peritos concluyeron que la caída del niño “necesariamente debió tener una velocidad inicial, producto de un impulso” y afirmaron que “de todo lo expuesto no podría descartarse la participación de un tercero como desencadenante de los sucesos”.

Romero pidió la detención del padre y su pareja, ya que eran los dos adultos que estaban con el niño al momento de la caída, ocurrida el 10 de octubre último, desde un séptimo piso del edificio de las calles 9, entre 55 y 56, de La Plata, cuando jugaba en el departamento de su padre, quien vivía allí junto a su pareja.

Según declaró en esa oportunidad, su hijo “estaba jugando en una habitación que da a un patio interno, cuando presuntamente se le cayó un juguete” y por eso se habría “asomado por la ventana, perdió equilibrio y cayó”. Para Ángela Donato (43), madre de Renzo, no hay dudas de que el padre lo arrojó por la ventana, afirmación que respaldó en las veces que lo denunció cuando el nene volvía de las visitas con hematomas y golpes. “Renzo venía golpeado; él era violento, tuvo dos perimetrales, la última venció en febrero”, dijo Donato y afirmó que el nene “le tenía terror a la altura, creció en un departamento con un ventanal el doble de grande y conocía el departamento del padre”, porque “siempre” iba allí en sus visitas. “El síndrome no lo mató, lo mató su papá”, aseguró la madre del nene.

A la cárcel sin escalas

La Cámara de Apelaciones de La Plata rechazará un recurso de apelación contra la denegatoria de eximición de prisión para ambos, el padre y la madrastra.