Un sargento de policía, destinado en una Unidad Antiterrorista, y otro individuo fueron detenidos por las autoridades, luego de que se hallaran en su poder 230 panes de cocaína, en un operativo que se realizó en el sur del Gran Buenos Aires. Se cree que el efectivo policial era uno de los jefes de la banda delictiva, que tendría conexiones en Santa Fe y que además se dedicaría a la venta de marihuana.

Calificados voceros de la Justicia Federal revelaron a cronica.com.ar que los procedimientos comenzaron a las 19 del viernes pasado, cuando el suboficial, de 42 años, y el otro sujeto, de 30, fueron interceptados en la vía pública por las pesquisas y mientras se desplazaban en un rodado, en el cruce de la avenida Bartolomé Mitre y Gelly y Obes, en Sarandí.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, en poder de los sospechosos se incautaron 150 panes de cocaína de máxima pureza.

Basándose en estos datos, los efectivos a cargo del operativo y con directivas del magistrado Adrián Ignacio Ezequiel González Charbay, titular del Juzgado Federal de Campana, efectuaron un allanamiento en una finca situada en Coronel Juan Antonio Casacuberta al 5700, en Wilde, donde residiría la madre del efectivo policial sospechado.

Al revisar este domicilio, los servidores públicos incautaron otros 80 panes de esa misma sustancia.

Trascendió que, además, los investigadores encontraron en estas diligencias (las cuales finalizaron en horas de la madrugada del día siguiente) un total de 414 gramos en cogollos de marihuana, un aparato de telefonía celular, una pistola Astra 7.65 modelo 4.000 y 334.000 pesos.

Hasta el momento se sospecha que el sargento implicado en esta maniobra, que se encontraba destinado en el Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal Argentina (P.F.A.), sería uno de los líderes de la banda de marginales, cuyas actividades ilícitas empezaron a ser investigadas a raíz del expediente penal N° 408/2021, abierto en febrero pasado ante los funcionarios de la Justicia.

Estas diligencias estuvieron a cargo de la División Operaciones Federales de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina, con apoyo de sus pares de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Se asegura que los delincuentes se dedicarían a la comercialización tanto de cocaína como de marihuana en los partidos bonaerenses de Morón, Merlo, Moreno, Lomas de Zamora y en Exaltación de la Cruz, como también en regiones de la provincia de Santa Fe.

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy