Por Fernando Vázquez

fvazquez@cronica.com.ar

Autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza lograron detener, en plena zona comercial de la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, a un vendedor ambulante, que se dedicaba a abusar sexualmente de mujeres que se dirigían rumbo a sus trabajos, a las que reducía en las paradas de colectivos, obligándolas a quitarse las ropas, para luego fotografiarlas.

El peligroso degenerado, a quien los servidores públicos identificaron gracias al uso de las redes sociales, fue apresado mientras se disponía a agredir a una joven, que, en realidad, en una efectivo vestida de civil de la Policía de la provincia de Buenos Aires, quien llevaba a cabo tareas encubiertas en dicho vecindario para, de esta manera, localizar al pervertido.

Los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron que el individuo, llamado Lucas Emanuel, de 25 años, resultó capturado en Olegario Víctor Andrade al 5900, entre Osvaldo Magnasco y Soberanía Nacional, a muy pocos metros de una parada de la línea 236 y en las proximidades de la avenida General Rojo (la ruta 21), en el citado distrito, en el oeste del conurbano provincial.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el sujeto, que además fue reconocido por la presencia de un tatuaje que tenía encima de la ceja derecha, interceptaba a las indefensas mujeres y, luego de amenazarlas, las obligaba a que se desnudaran,para de inmediato tomarles fotografías. Trascendió que al despreciable sátiro le establecieron al menos 2 ilícitos de esta modalidad, en perjuicio de muchachas de 23 y 22 años, que padecieron esos ataques sexuales mientras se dirigían a sus lugares de trabajo.

Vendedor ambulante

Se asegura que el forajido desarrollaba tareas como vendedor ambulante en el humilde vecindario. Entre las prendas de vestir del malviviente se incautó un aparato de telefonía celular, que tenía imágenes de las infortunadas víctimas.

Para localizar al sujeto, los pesquisas resolvieron que diversas mujeres de la policía provincial se vistieran de civil y que se apostaran en diferentes paradas de ómnibus de Gregorio de Laferrere. El mencionado operativo arrojó sus frutos, porque, de esta forma, los investigadores detuvieron al degenerado, justo en momentos en que se disponía a agredir a una de las funcionarias. Intervino en la causa la Unidad Temática N° 2 de Delitos Sexuales del departamento judicial de La Matanza.