Un matrimonio de jubilados fue encontrado sin vida en su vivienda de Vicente López: él, José Enrique Del Río, fue asesinado tres balazos, en tanto que ella, María Mercedes Alonso, de un disparo en la nuca. Mientras los detectives evalúan distintas líneas de investigación se conocieron las historias de las víctimas.

Del Río, quien tenía 74 años, era abogado y también había sido miembro de la Policía Federal: se retiró como oficial principal con una antigüedad superior a 15 años en la Fuerza.

Junto a su esposa, de 72 años, tuvieron 20 años atrás una empresa en común, dedicada al rubro de vigilancia y seguridad. El matrimonio también se encontraba registrado en el rubro de servicios inmobiliarios de la AFIP: era propietario de playas de estacionamiento en la Ciudad de Buenos Aires.

Un dato relevante, es que el matrimonio estaba en vías a mudarse al centro porteño. Incluso, había pertenencias que ya estaban embaladas, listas para ser trasladadas al nuevo lugar. 

Doble crimen: cómo ocurrió

El matrimonio asesinado fue encontrado sin vida en el interior de su Mercedes Benz E350, con los cinturones de seguridad colocados en los asientos delanteros. La mujer ocupaba el lado del conductor y el hombre, el del acompañante.

Según sostienen investigadores, el homicida los ejecutó con una pistola calibre 9 milímetros de atrás hacia adelante y de derecha a izquierda, por lo que se cree que los disparos fueron efectuados desde el asiento trasero.

No obstante en el living de la vivienda también se encontró un disparo que atravesó un almohadón y quedó incrustado en el piso de parquet.

Cuando los detectives ingresaron a la vivienda, les llamó la atenció que la caja fuerte estaba abierta de par en par, aunque no había ninguna puerta, ventana o abertura forzada.

Tampoco se hallaron armas dentro del auto o de la propiedad, ni rastros. Es que él o los autores del doble homicidio, se llevaron los archivos DVR de las cámaras de seguridad de la casa.

El doble crimen habría tenido lugar el miércoles pasado por la tarde (Télam).

Por el doble crimen, su empleada doméstica, María Ninfa Aquino, quien trabajaba desde hace 12 años con el matrimonio, quedó detenida y fue indagada el viernes.

El arresto se llevó adelante luego de realizar un allanamiento de su domicilio, donde encontraron las llaves de la caja fuerte de la pareja asesinada.

De tal manera, la empleada doméstica quedó imputada como partícipe necesaria de robo y homicidio agravado criminis causa, que prevé una pena de prisión perpetua, según ordenaron los fiscales.

Además, el teléfono de la detenida quedó secuestrado, al igual que los de sus dos hijos mayores de edad.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios