Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Aquí comenzó el violento episodio.
Aquí comenzó el violento episodio.

Los voceros de la Unidad Temática de Homicidios del departamento judicial de La Matanza revelaron a cronica.com.ar que los hechos comenzaron en el cruce de Andonaegui y Llerena, en González Catán, cuando Mauro Araujo Olivera, de 24 años, fue herido a disparos por varios individuos. Trascendió que la víctima, que dejó de existir luego de ser trasladado de urgencia hasta el Hospital Simplemente Evita, en el citado distrito, tenía pedido de captura desde el 9 de mayo de 2017, por estar involucrado en el asesinato de Víctor Belén Díaz.

Posteriormente hubo una seguidilla de agresiones, ya que, al mismo centro asistencial, arribó Daniel Barrios, de 20 años, quien había sido baleado en Andonaegui, entre La Bastilla y Llerena; en tanto Héctor Alberto Sandoval, de 34, fue alojado, en estado vegetativo, en el Hospital Equiza, en González Catán, luego de ser herido en la esquina de Alegría y Luján.

A su vez, en Juan Francisco Echauri y Luján, Lucas Franco Linares, de 21 años, resultó alcanzado por un tiro que le atravesó el estómago y un pibe llamado Diego Alberto, de 17, padeció un corte en el cuero cabelludo al ser atacado a culatazos.

Momentos después, policías del Comando Patrulla (C.P.) de La Matanza (Zona Sur) interceptaron, en Cobo y Juan Lavalleja, a los responsables de la muerte de Araujo Olivera, quienes fugaron en un Ford Fiesta Kinetic, patente AB145DZ, originándose una persecución y 2 tiroteos. Uno de los ocupantes del automóvil, identificado como Hernán Gómez, cayó fallecido a 10 metros del rodado, en Coronel Montt y la ruta provincial 21, en Gregorio de Laferrere, oportunidad en la que los pesquisas apresaron a sus cómplices, que eran un menor de 16 años y una adolescente de 14.

Gómez aparece sindicado como el sujeto que dio muerte a Araujo Olivera. Al abatido le incautaron una pistola 9 milímetros con la numeración limada.