Un salvaje ataque se cobró la vida del hijo de un ex concejal sanjuanino, que tenía en su poder cerca de un millón de pesos al momento del hecho. Florencio Miguel Chávez, de 41 años y padre de tres hijos, fue encontrado muerto en el interior de su auto, donde se presume fue ferozmente golpeado y ultimado de un disparo en la cabeza.

La víctima tenía 41 años (gentileza El Tiempo de San Juan).


El cuerpo fue encontrado en el asiento de su Volkswagen Bora y presentaba un golpe en la mejilla izquierda, marcas en el cuelo como si hubiese sido estrangulado con las manos o con algún otro elemento y un certero disparo detrás de su oreja derecha, el cual habría acabado con la vida del hombre, que era el hijo de un ex concejal de la localidad sanjuanina de Valle Fértil.

Los investigadores encontraron en el vehículo una pista que disparó un sinfín de hipótesis: un millón de pesos en moneda nacional y dólares, los cuales estaban en fajos dentro de una caja de zapatos en el baúl del auto.

De esta forma, la teoría de un robo como posible móvil parece perder fuerza, ya que el o los criminales dejaron el dinero en efectivo ahí, aunque se llevaron el teléfono celular, la billetera y una mochila con una máquina para contar dinero que había pasado a retirar por la casa de su ex esposa, en el barrio Santa Teresita, en la capital de San Juan.

Para determinar la causa del asesinato, los investigadores y los policías tratan de reconstruir los puntos conflictivos en la vida de Chávez, lo que sería la clave para llegar a el o los homicidas. Según la policía, había trabajado en una casa de cambio, estaba ligado a un prestamista y se dedicaba a operaciones con plata, como la compra y venta de dólares y los préstamos.

De hecho, una operación monetaria pareció ser una de las últimas cosas que hizo el viernes alrededor del mediodía, cuando llamó a su ex mujer para decirle que le preparara la máquina de contar billetes. Luego de retirarla se marchó en su VW Bora y nada más se supo de él. Según la policía, fue su ex quien puso la denuncia el viernes por la noche por no tener respuestas suyas.

Los vecinos de la zona alertaron que habían visto el vehículo bien temprano, mucho antes de que saliera el sol, por lo que empezaron a sospechar que algo pasaba.

Por ahora, todo parece indicar que pudo ser ejecutado por un problema de dinero, pero la presencia de casi un millón de pesos en el baúl desconcierta a algunos pesquisas.