Carolina Quiroz no se siente a salvo pese a que su ex novio fue detenido tras permanecer prófugo desde noviembre de 2019, cuando abusó y asesinó a golpes al bebé de 2 años de ella, en la localidad bonaerense de Alejandro Korn. "Me da miedo salir a la calle porque la familia de él sabe dónde estoy viviendo y pueden mandarme a alguien. Ellos se van a vengar de nosotros", aseguró la mujer a Crónica HD.

El detenido es Rubén Oscar Pérez, quien era intensamente buscado en Pergamino por otra causa caratulada como "privación ilegal de la libertad". Si bien no trascendieron los detalles de ese hecho, el personal policial del distrito apresó el 16 de abril al acusado, quien en ese momento dio otro nombre, informaron voceros judiciales.

Los efectivos constataron que se trataba de Pérez, que tenía un pedido de captura internacional por el crimen de Lucas Quiroz, investigado por la fiscal Karina Guyot, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de San Vicente.

Según las fuentes, el hombre quedó alojado en la comisaría de Pergamino y a principios de esta semana será indagado por la funcionaria judicial por el homicidio del niño.

 

"Fui a buscar madera a la calle para cocinarle a los chicos y cuando volví, él me dijo que el nene no respiraba ni se movía. Lo encontré así en la pieza, todo frío y pálido", recordó Carolina entre lágrimas a Crónica HD.

En ese mismo momento, ella y Pérez, con quien convivía desde hacía 2 meses, lo llevaron de urgencia al Hospital Cecilia Grierson, en Guernica, donde las enfermeras le contaron a la mujer que su hijito presentaba severas lesiones producto del ataque a golpes.

Mientras ella intentaba comprender qué había pasado, el acusado se fugó. "Desde ese momento, nunca más supe de él hasta que me enteré recién el viernes que lo detuvieron. Todo ese tiempo nos maltrató y amenazó de muerte a todos", agregó.

Rubén Óscar Pérez, el acusado de violar y asesinar a Lucas Quiroz (Archivo).

"Me dijeron que hay una abogada que lo estaba ayudando, además de la familia. No puede ser que este asesino haya podido escapar", explicó la mujer. "No tengo custodia ni nada. Tengo que hacer los mandados y me da miedo salir a la calle porque la familia de él sabe dónde estoy viviendo y pueden mandarme a alguien. Ellos se van a vengar de nosotros porque nunca me callé, insistí para que lo agarren y se haga Justicia", dijo.

El bebé estuvo más de un año internado en la terapia intensiva del Hospital de Niños de La Plata hasta que murió el 13 de diciembre de 2020.

"Ojalá que no salga más, que pague a lo que le hizo a mi bebé y a todas las víctimas que estuvieron con él porque un tipo así tiene que morir dentro de la cárcel. Está preso pero nadie me devuelve a mi bebé. Mis hijas todavía no lo saben. Me preguntan por su hermanito y yo les digo que se fue con su papá", concluyó.