Por María Helena Ripetta
mripetta@cronica.com.ar

No son pichones de Halcón (la otra fuerza de elite), tienen su propio vuelo. En Estados Unidos hay una expresión de asombro que es "¡Oh my god!" ("Oh mi Dios", en inglés) y se pronuncia "ou mai gad". Los que la pronuncian en Argentina son los delincuentes aterrados cuando se les presenta el GAD, el Grupo de Apoyo Departamental de la Policía Bonaerense.

De que dan la vida en cumplimiento de su deber dio prueba recientemente el policía bonaerense Diego Orlando Auce (38), del GAD de Zárate-Campana, que fue baleado en un tiroteo en una casa de la localidad bonaerense de Zárate, donde un padre que amenazaba a su hijo con armas de fuego terminó muerto en el enfrentamiento. Auce fue herido por este hombre, al ser el primero en ingresar con un escudo, para intentar evitar que la situación se volviera más compleja y peligrosa. El sargento formaba parte del Grupo de Apoyo Departamental, que son equipos especiales de apoyo que funcionan a nivel departamental, con orden superior al personal de las comisarías, pero inferior al Grupo Halcón. Son grupos de intervención policial multifacéticos. Están entrenados para actuar como una unidad antidisturbios, en recorridos de prevención urbana y como equipo táctico de asalto.

Colaboran en allanamientos, desalojos, patrullajes, inspecciones de calabozos, traslados de detenidos, tomas de rehenes y en servicios de prevención, especialmente en manifestaciones o eventos de concurrencia masiva, como espectáculos deportivos y recitales.

Según informaron desde el Ministerio de Seguridad bonaerense, debe existir al menos un grupo GAD por cada Jefatura Departamental. Sus integrantes cumplen con un plan de entrenamiento que abarca defensa personal, tiro y operaciones especiales. Se adquirieron 34 poderosas camionetas RAM, con equipamiento especializado y de última generación durante la nueva gestión.

El subteniente Carlos Javier Gómez, perteneciente al GAD de 25 de Mayo, resultó herido por una esquirla durante el operativo en el que fue detenido el Rey de La Salada, Jorge Castillo, realizado en junio del año pasado. Según pudo determinar la investigación, fue el mismo Castillo quien le disparó. El GAD participó, entre otros tantos operativos, en la aprehensión del “Zar del juego”, José Gil, en setiembre de 2017; en el operativo antinarco “Elefante Blanco”, en febrero de 2016.

Este grupo, que cuenta con casi 10 años en funciones y bajo las órdenes del jefe de cada Departamental actúan y se complementan según las necesidades de cada caso, que van desde situaciones cotidianas a las de extrema complejidad.