Por Gabriel Arias 
garias@cronica.com.ar 

Lo que debió terminar con la alegría de los chicos de poder tener su viaje de egresados a San Carlos de Bariloche casi culmina en tragedia, ya que dos delincuentes fuertemente armados asaltaron a un grupo de familiares en un predio de la localidad bonaerense de Avellaneda, donde estaban pagando las cuotas para llevar a cabo ese sueño de secundaria. Los malhechores se alzaron con 400.000 pesos, celulares, billeteras, y en su huida hirieron en la pierna a uno de los chicos que abonaban el viaje.

El hecho policial ocurrió el lunes en horas de la noche y tiene como protagonistas a los chicos de cuarto año del colegio San Patricio de la localidad de Sarandí (ubicado en Estanislao Zeballos al 2300), quienes ya habían pactado su viaje de egresados a Bariloche con la empresa Travel Rock, y la ilusión de los chicos tomaba vuelo.

Como estas reuniones no están permitidas en el establecimiento educativo, ambas partes decidieron llevarlas a cabo en el Club Hípico y de Pato Barracas al Sur (sito en la calle Adolfo Alsina al 1000), donde se pagaría la denominada “cuota cero”. Varios padres con sus hijos ya habían abonado su cuota (compuesta por un valor de 4.000 pesos o dos pagos de 2.000, según las posibilidades de cada caso) y otros tantos estaban en eso, cuando de pronto, y por causas que investiga la Policía Bonaerense, dos sujetos entraron al predio y a punta de pistola amenazaron a los presentes y los hicieron tirar en el suelo.

Luego levantaron la recaudación que se había juntado hasta ese momento, unos 400.000 pesos aproximadamente, más celulares, billeteras, llaves de automóviles y otras pertenencias de los presentes.

El balazo

Lo cierto es que, a pesar de que nadie opuso resistencia, uno de los delincuentes decidió disparar un tiro con su arma de fuego, no se sabe si para amedrentar o por estar influenciado por alguna sustancia. La bala dio en la pierna derecha de un chico de 15 años (llamado Federico), quien cayó al suelo y causó conmoción en el lugar.

Afortunadamente, el joven fue enviado a un hospital cercano, se encuentra bien y en los próximos días volverá a retomar las clases. Roberto González, director del colegio, les dijo a los medios que “se trató de una negociación privada entre los familiares de los alumnos y representantes de la empresa de viajes estudiantiles, que suele pasar porque no están permitidas en el colegio. Ahora estamos solidarizándonos con las familias damnificadas, sobre todo con los padres del joven herido”.

Un vocero de Travel Rock, identificado como Michael Casavilla, dijo que la empresa se hará cargo del monto robado y que lo que más le preocupa es la salud y bienestar de los jóvenes y sus padres. “Nosotros nos vamos a hacer cargo de todo lo sustraído a los chicos y a sus padres, esto fue un hecho de inseguridad y lo que más nos preocupa es el bienestar de ellos. Gracias a Dios el chico que sufrió la herida está bien”, expresó. “Nuestra intención -agregó- es que los chicos tengan y puedan tener su sueño que es su viaje de egresados”.