Un delincuente cayó muerto luego de un enfrentamiento con la policía. El hecho ocurrió en la noche del domingo, cerca de las 21.30 en Claypole. La alerta llegó mediante un llamado al 911 de una persona que aseguraba que en Garibaldi 855 se estaban escuchando detonaciones de arma de fuego. Una vez allí, los policías se encontraron con un hombre muerto, al mismo tiempo hallaron a tres miembros de la fuerza, dos de ellos con heridas.

Posteriormente se supo que la casa es propiedad de una pareja de policías que se desempeña en Quilmes. Dentro de la cual se estaba llevando a cabo una reunión de la que también participaba un tercer uniformado, hermano de uno de los propietarios. Mientras se encontraban cenando, dos delincuentes irrumpieron en la casa, con intenciones de robo.

En ese momento, los policías dieron la voz de alto e intentaron intervenir para repeler la actitud de los delincuentes. La situación llevó a que comenzara un tiroteo en la casa, producto del cual uno de los delincuentes cayó sin vida, mientras que su cómplice logró escapar "probablemente herido" según afirmaron fuentes policiales.

Como se dijo dos agentes terminaron con heridas. Uno de ellos con más de un impacto de bala en el abdomen, mientras que el otro solamente con un rebote de una esquirla. Ambos heridos fueron trasladados al hospital Oñativia de Rafael Calzada. Uno de ellos fue rápidamente asistido, mientras que el otro (su hermano) debió ser intervenido quirúrgicamente.

Según trascendió uno de los heridos se desempeña en La Plata, mientras que el restante (al igual que su pareja) en Quilmes. Se analizan las cámaras de seguridad para ver si alguna registró la fuga del delincuente. Y también se busca en los hospitales de la zona para ver si hay algún herido.

Se les tomó declaración a las personas que participaban de la fiesta, mientras se esperaba que los policías se recuperen para poder hacerlo. Por el momento se cree que fue un robo al voleo, es decir que no sabían que allí había policías.