Fue durante la tarde del lunes cuando una mujer denunció que un sujeto, con el que mantiene problemas de vieja data, entró en el domicilio y robó varias de sus pertenencias.

El atraco se destacó por el nivel de violencia de quien comandó las acciones, un joven conocido y temido en la barriada por diferentes hechos delictivos. Este sujeto amenazó a la dueña de casa, y prometió que iba a volver más tarde para llevarse el resto de sus pertenencias.

Aterrorizada por la situación, la mujer fue en busca del auxilio de un amigo. Tras escuchar su relato, este joven no dudó en llegarse al lugar para hacerle el “aguante”.

Pero poco antes de la medianoche se desató lo peor. Es que el rufián decidió cumplir con su macabra promesa y regresó al lugar.

Claro que ahora, al ver que la mujer ya no estaba sola con su hijo, no surtió el efecto esperado. Lejos de amilanarse, el delincuente incrementó sus actos de violencia.

Primero arremetió con golpes contra la dueña de casa, e incluso contra una criatura. Según se supo, como consecuencia de ello, ambos resultaron lesionados.

En medio de tamaña locura se produjo la reacción del amigo de la dueña de casa que “saltó” para defenderla. Y fue entonces cuando el delincuente efectuó un disparo que dio de lleno en el cuerpo del infortunado.

La bala ingresó debajo de la axila derecha y en su recorrido afectó órganos vitales que desencadenaron la muerte prácticamente inmediata. Cometida la demencial acción, su autor escapó a la carrera.

Los primeros policías que llegaron encontraron ya sin vida a U.C.M. quien yacía tendido en el interior de la vivienda.

La investigación de este hecho quedó en manos de agentes de la PDI, con conocimiento del fiscal de Homicidios en turno.

En rigor lo ocurrido durante la noche en una vivienda de Ex Combatientes de Malvinas y Dr. Paredes (a escasa distancia de la seccional 7a.) fue el último capítulo de un incidente que comenzó algunas horas antes.

El atraco se destacó por el nivel de violencia de quien comandó las acciones, un joven conocido y temido en la barriada por sus tropelías. Este sujeto amenazó a la dueña de casa, y prometió que iba a volver más tarde para llevarse el resto de sus pertenencias.

Aterrorizada por la situación, la mujer fue en busca del auxilio de un amigo. Tras escuchar su relato, este joven no dudó en llegarse al lugar para hacerle el “aguante”.

Pero poco antes de la medianoche se desató lo peor. Es que el malviviente decidió cumplir con su macabra promesa y regresó al lugar.

Al ver que la mujer ya no estaba sola con su hijo, no surtió el efecto esperado. Lejos de amilanarse, el delincuente incrementó sus actos de violencia. 

Primero arremetió con golpes contra la dueña de casa, e incluso contra una criatura, lesionando a ambos.

En medio de tamaña locura, se produjo la reacción del amigo de la dueña de casa que saltó para defenderla. Y fue entonces cuando el delincuente efectuó un disparo que dio de lleno en el cuerpo del infortunado.

Los primeros policías que llegaron encontraron ya sin vida a U.C.M. quien yacía tendido en el interior de la vivienda.

La investigación de este hecho quedó en manos de agentes de la PDI, con conocimiento del fiscal de Homicidios en turno.