La jubilada que habría matado a un delincuente para defender a su marido durante una violenta entradera ocurrida el jueves pasado en su casa de la localidad cordobesa de Bialet Massé rompió el silenció y contó su versión de los hechos.

"Estaba dispuesta a tirar porque estaba muy asustada, era su vida o la mía”señaló en diálogo con El Doce la mujer identificada como María Eva Gastiareana, que está imputada por homicidio pero se encuentra en libertad.

En su relato, la anciana especificó: "Eran más o menos las 23:30, habíamos terminado de cenar y yo había lavado los platos. Apagué todas las luces de la planta baja e íbamos a ponernos a ver la televisión”.

Sin embargo, en ese momento, los malvivientes habrían cortado el suministro eléctrico del lugar para tomarlos por sorpresa en la oscuridad. 

 

Gastiarena junto a su marido se asomaron por la ventana y notaron que en la vereda de enfrente sus vecinos tenían la luz prendida, cosa que llamó su atención y su esposo salió al patio a ver que había pasado, momento en el que empezó la pesadilla al encontrarse con los agresores.

“Sentí ruidos de varias personas golpeando a alguien en el piso y empezaron los gritos de mi marido”, recordó la víctima.

Cuando ella bajó del segundo piso, se encontró con dos personas que se acercaba en la oscuridad. “Para mí era un arma, no lo pude ver, pero era un arma”, sostuvo.

La mujer disparó y de inmediato, uno de los delincuentes se escondió, pero no pasó lo mismo con el otro ladrón. “Atrás apareció otro con un palo en la mano y volví a tirar, a ese evidentemente le impacté”, remarcó.

 

Lejos de terminar ahí, la escena de violencia continuó. Según relató, logró prender la luz y comenzó a amenazarse con el delincuente que se había ocultado: “'Dejá el arma o te mato’ me decía, y yo le respondía ‘no, yo te voy a matar a vos’".

Luego, la jubilada se alejó del lugar, le propuso que ponga las manos en alto y activó la alarma.

Minutos más tarde, médicos de un servicio de emergencias concurrieron al lugar y constataron el fallecimiento del delincuente, mientras que el otro ladrón escapó y sigue prófugo.

De acuerdo a medios locales, el delincuente muerto es un hombre de 30 años, identificado como Marcos Farías, con antecedentes por robo calificado y que había salido hacía poco de la cárcel.

 

 

“Los delincuentes ingresaron a los golpes y la mujer escucha toda esta situación. Toma un arma de fuego de su propiedad y efectúa dos disparos. Uno impacta en uno de los delincuentes y el otro se da a la fuga”, señaló el inspector Panessa a Mitre Córdoba.

A su vez, confirmó que la mujer tiene el arma registrada. “Tiene los papeles del arma, es de su propiedad” y reveló que “la pareja tenía golpes en el rostro”, lo que constata la versión de que el delincuente estaba golpeando al marido de la señora.

Ver comentarios