Un tío de la mujer que fue asesinada a balazos en la ciudad de Santa Fe por su ex pareja, quien mató a otros cuatro familiares de ella, dijo que es "aberrante" lo que vio y calificó al presunto autor de la masacre como "un tipo violento".

Gastón, el familiar de Mariela Noguera de 35, asesinada por el agente del Servicio Penitenciario Facundo Solís de 33, contó que lo que se vivió en el barrio Alfonso de esa ciudad "fue una locura" y que tuvo que ver a toda su familia "tirada en el piso".

A Solís, que fue detenido por el quíntuple homicidio, lo describió como "un tipo violento" que "viene de una familia violenta", y contó que el policía "ya había tenido un intercambio de palabras y la había golpeado a ella (por Noguera) anteriormente".

Según manifestó Gastón, el ahora detenido "siempre se rió de todos" y en el barrio "cualquiera al que le pregunten por las cosas que hacía, diría que no tiene nombre".

"No puedo creer que un tipo pueda estar en esa fuerza policial siendo lo que es", se lamentó el hombre en sus declaraciones.

En tanto, voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe aseguraron que hasta el momento no se fijó la fecha de la audiencia imputativa al sospechoso.

Además, el fiscal que entiende en la causa, Gonzalo Iglesias, solicitó una serie de medidas en el lugar del hecho que incluyen el levantamiento de rastros y de las vainas secuestradas, las cuales envió a peritar, y envió los cuerpos de las cinco víctimas a la morgue judicial para que se realicen las autopsias de rigor.

Iglesias confirmó también que sobre Solís pesaba una medida de restricción de acercamiento al domicilio de su ex mujer, a raíz de una denuncia presentada por ella a principios de este mes.

El hecho se registró cerca de las 15 en la vivienda de Noguera, ubicada en Monseñor Zaspe al 4100, cuando Solís se acercó a la casa y se llevó a sus dos hijos, un niño de 7 años y una nena de 3, y los llevó a la casa de su madre, ubicada en el vecino barrio de Santa Lucía.

Al rato, regresó a la misma vivienda, atacó de varios balazos a su ex pareja y se dirigió a una casa de la misma cuadra donde residía la madre de ella.

De acuerdo a los investigadores, allí mató a balazos a su ex suegra, Carmen Cuqui  Loseco de 70 años, a su ex cuñada Sonia Noguera de 30, la hija de su ex pareja, Ailén Soto de 19 y al novio de ésta, Joel de 20 años.

Además, hirió de un balazo en un brazo a otro hijo de Mariela, de nombre Franco de 17, quien hasta anoche se encontraba internado fuera de peligro en el hospital José María Cullen.

Vecinos del lugar convocaron a las fuerzas de seguridad tras escuchar los disparos y minutos después la casa donde se atrincheró el atacante fue rodeada por decenas de policías de la sección Orden Público, Agrupación Cuerpos e Investigaciones.

Tras una breve negociación, Solís se entregó y fue inmediatamente trasladado a una dependencia policial con casco y chaleco, en momentos en que se agrupaban numerosos vecinos que comenzaban a enterarse de lo sucedido y a mostrar su indignación.

Si bien inicialmente se había informado que el agente pertenecía a un grupo especial, desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe se informó que trabajaba como “operador” y había ingresado a la fuerza el 11 de Octubre de 2005, por lo que tenía 12 años y 2 meses de antigüedad en la fuerza. 

Solís no tenía antecedentes penales ni psiquiátricos y tuvo dos sanciones por hechos menores a lo largo de su carrera, la última en el 2015.

En tanto, no registraba suspensiones, que es la falta más grave, y el Servicio Penitenciario no fue notificado de una restricción de acercamiento.

Fuente: Télam