Las dos mujeres que estuvieron cautivas en una casa de Bahía Blanca donde fueron golpeadas, abusadas y hasta torturadas continuaban hoy internadas en terapia intensiva de dos centros asistenciales de esa ciudad bonaerense, informaron fuentes sanitarias.

Una de las jóvenes, de 18 años, permanecía este mediodía internada en el Hospital Interzonal de Agudos “José Penna” de Bahía Blanca, donde se hallaba en estado estable.

El jefe de la unidad de Terapia Intensiva de ese centro asistencial, Edgardo Ibañez, afirmó que “es la primera vez que veo a una mujer tan golpeada”.

"La chica ingresó ayer muy golpeada, con heridas punzantes en el cuerpo, rasguños provocados con un destornillador", expresó el profesional a la prensa local, tras lo cual explicó que “la lesión más delicada que tiene es un traumatismo de cráneo”.

Ibáñez también aseguró que la mujer presenta “mordeduras que no sabemos si son de animales o de humanos” en las piernas.

"Tiene lesiones por todo el cuerpo y llegó consciente al hospital. Presentaba un fuerte estado de confusión producto de los días que estuvo en cautiverio", afirmó el médico, quien agregó que "se encuentra estable aunque en terapia intensiva para tenerla tranquila"

"Si la paciente se mantiene estable en las próximas 48 horas podría salir de terapia intensiva", agregó.
En tanto, la otra mujer, de 23 años, se encontraba en el Hospital Municipal “Leónidas Lucero”, también en terapia intensiva con una insuficiencia renal.

La doctora Graciela González Prieto explicó que su cuadro “es estable” y que se está evaluando si es sometida a diálisis.

"No podemos decir la causa de esa insuficiencia renal si es producida por varios días de deshidratación o si se trata de una enferma previamente del riñón que por distintos cuadros se haya agravado", expresó.

Durante un contacto con los medios, la médica dijo también que la mujer “tiene varias heridas de distintas características producidas por distintos objetos en miembros inferiores, troncos y brazos. Además, en el rostro tiene fractura en los huesos de la nariz, hematomas en los ojos, en la boca como también en mamas y abdomen”.

González Prieto sostuvo que “se trata de un cuadro muy conmocionante para nosotros porque no habíamos visto algo así. Ella está consciente desde que entró a la terapia, se comunica con nosotros y se encuentra allí por la falla renal, ya que los riñones no están trabajando como corresponde”.