Juan Manuel Díaz Vallone, quien se encontraba prófugo de la Justicia en el marco de la causa que investiga abusos sexuales y corrupción de menores en  Independiente, se entregó el viernes último en la UFI N° 4 de  Avellaneda y quedó detenido.

  La inmobiliaria de la familia fue “escrachada” con insultos contra el hombre que se dedica a organizar torneos de fútbol.
 

Díaz Vallone. En la mira de la Justicia.

"Esta es la casa de un violador”, “coge nene”, son algunos de los mensajes que aparecieron pintados en el frente del local que pertenece a la familia Díaz Vallone, ubicada en Lacarra 1889, de la localidad bonaerense de Gerli, en Avellaneda, según publicó la agencia El Vigía, que difunde noticias del partido del sur del conurbano.

El detenido organizaba torneos para juveniles en la zona sur del conurbano y es uno de los sospechosos de captar menores para la supuesta red de trata donde al menos siete futbolistas de divisiones inferiores fueron víctimas.

La cuenta de Díaz Vallone Inmobiliaria en la red social Facebook informó el jueves pasado a través de un comunicado que “ante los hechos de conocimiento público”,“familiar de este estudio inmobiliario”, pero aclaró que “no es integrante de esta empresa porque se dedica a la Organización de Torneos de Fútbol Amateur”.

No obstante, se negó a declarar este sábado ante la fiscal de la causa María Soledad Garibaldi. La semana pasada, el juez Luis Carzoglio había emitido un pedido internacional de captura.