"Estaba él ahí y estaba el arma de mi papá en el medio, no me podía quedar, pero tampoco me podía ir", dijo Nahir Galarza, entre lágrimas durante su declaraciones ante la Justicia de Entre Rios.

Más tarde señaló: "No sabía que hacer estaba, se me había apagado la mente. no pensaba en nada, no tenía noción de nada, es complicado. Ojalá pudiera saber como explicarlo el como me sentía pero la verdad es que no se como hacerlo".