Un hombre murió tras ser estrangulado y arrojado al vacío desde la terraza de un alquiler en el centro de Formosa, presumiblemente por su pareja, un joven que horas después fue detenido por la Policía, acusado de haber sido el autor material del crimen. El hecho ocurrió este lunes, minutos después de las cuatro de la madrugada, en Rivadavia al 1400, en tanto la víctima fue identificada como Guillermo Alberto Cáceres, de 31 años de edad.


Vecinos de la habitación donde se desencadenó el violento episodio dijeron a la Policía que momentos antes del fatal desenlace escucharon una fuerte discusión entre dos hombres, luego de lo cual uno de ellos salió del inquilinato y se alejó del lugar a bordo de una moto marca Kawasaki de color verde, la cual fue hallada por la Policía abandonada en Moreno al 1500.

El ruido que hizo el impacto del cuerpo de la víctima contra el piso tras la caída libre desde la terraza a un patio vecino, alertó a los inquilinos más próximos, quienes tras advertir lo que había sucedido, llamaron enseguida a la Policía. Acudieron efectivos de la Comisaría Seccional Primera, del Comando Radioeléctrico Policial, Departamento Informaciones y la Sección Motorizada Alacrán, quienes constataron la presencia de un cadáver en el patio lindante al complejo de alquileres, en un lugar de difícil acceso.

Por este motivo, pidieron la colaboración de efectivos del Cuerpo de Bomberos y una ambulancia del SIPEC, quienes accedieron hasta el sector donde se encontraba el cuerpo de la víctima, informando el médico de turno que el hombre se encontraba sin vida. El caso fue notificado en el acto al juez y al fiscal de turno, quienes momentos después acudieron a la escena del hecho y dirigieron las actuaciones procesales con el perito de la Dirección de Criminalística.

Los investigadores advirtieron que el occiso tenía una herida en el rostro y que la remera que vestía estaba desgarrada. Esto llevó a la Policía a suponer que no se trató de un accidente doméstico ni de un suicidio, sino más bien producto de una pelea o un incidente. Luego, el juez y un grupo de policías ingresaron a la habitación de la víctima, estableciéndose a través del documento nacional de identidad que se trataba de Guillermo Alberto Cáceres, de 31 años de edad.