Crónica HD se metió adentro de los búnkers de droga para recopilar material exlclusivo sobre cómo es el manejo de la compra y venta de sustancias ílicitas en los barrios de la ciudad de Rosario.

El comercio de estupefacientes en la localidad santafesina se realiza a través de estos puntos de venta dispersos en su mayoría en zonas careciadas y marginadas que tienen un manejo casi protocolar. Tal como contó el periodista de este medio que realizó la cámara oculta, un "soldadito" es el encargado de guiar al comprador hacia el lugar en el que se efectuará la compra. "Desde arriba te dice si te hacía pasar o no. O sino te frenaban para revisarte o embocarte", dice el periodista. 

Estas construcciones hechas a base de ladrillos y material se caracterizan por tener una puerta con un agujero por el que realizan las transacciones de dinero y droga, con el fin de que el cliente no vea el rostro del comerciante.

Asimismo a modo de "protección" de los narcos, si algo no les convence tienen diseñada una especie de "trampa". Esta consiste en una puerta llena de clavos. De manera que si deciden abrirla, la misma se inserta en profundidad en el cuerpo de la persona que espera dentro de ese cubículo. 

A continuación algunas conversaciones registradas en la cámara oculta que dan cuenta del inercambio entre el comerciante y el cliente en los búnker de drogra rosarinos:

Conversación N°1

-Dame tres de faso y un ala

-Tengo veinte pesos para que te voy a mentir

-Los veinte

-Y si para que te quepa el escabio

-Gracias Papi

-Viste como es, con respeto esa es la cosa

Conversación N°2:

-Dejame comprarme eso nada más

-Si comprá tranquilo vos

-Pasamela por acá

-Ahí te paso

-El billete, ahí esta la guita ¿Estamos?

Conversación N°3

-Son cinco alas

Salí de ahí dejate de hacer el director técnico

-Bueno dale

-Messi un poroto al lado mío

Conversación N°4:

-¿Que queres vos?

-Cinco alas 

-Y no grites que no vendes churros.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy