“Todas las minimas cosas que pasaron desencadenaron en esto", lamentó Gabriel, hermano de Magalí Gómez, la joven que fue asesinada este lunes por su pareja en la localidad bonarense de El Talar, partido de Tigre

El muchacho, en diálogo con Crónica HD, analizó así las muestras del conflicto que daba la pareja y que el vigilador privado Agustín Iván Pérez, según la acusación, decidió terminar con el crimen de la joven, de 27 años.

"(Pérez) no era persona que vos decías: '¡Uh, qué violencia, no la quiero para mi hermana!'. Eran cosas pequeñas: ‘¿Por qué alguien te manda un mensaje? ¿Por qué tenés que estar en tal lado cuando hay hombres cerca?’”, dijo Gabriel que le escuchaba cada tanto recriminar al vigilador privado, de 38 años.

Y agregó que, "además de los reclamos por celos, había reclamos por plata". En ese sentido, detalló que la pareja afrontaba el gasto que demandaba terminar su casa, situada en la calle Pensamientos 1700.

"Estaban construyendo entre los dos su casa. Pero él tenía un trabajo más estable; él hacía casi todo (el gasto)", sostuvo el joven, quien luego confirmó que su hermana quería terminar la relación con Pérez.

"Y él no quería perder la casa. Hoy no la pueden disfrutar ni él, ni la nena, ni mi hermana", enfatizó Gabriel.

Por último, el joven contó que nunca escuchó a la hija de ambos, de 4 años, con una expresión que revelara la relación conflictiva de la pareja. "Nunca dijo nada la nena, nunca metió la pata", dijo el muchacho.

Sin embargo, comentó que la chica, poco después de conocerse el crimen, "sola empezó a contar. 'Papá y mamá tienen problemas, no duermen juntos’, dijo".

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy