"Se me puso la mente en blanco, me sentía nerviosa", comentó entre lágrimas Nahir Galarza ante la consulta del tribunal de Entre Ríos sobre el momento en que el joven Fernando Pastorizzo cayó heridos de dos disparos.

Tras tomar aire y respirar profundo dijo: "Me quede aturdida, estaba viendo todo desde lejos y no sabía qué hacer, nunca me había imaginado pasar por una situación así. No sabía que hacer".

Además, aclaró que luego: "Me fui a mi casa y estaba todo igual. Todos estaban durmiendo. Yo sabía, por supuesto, que Fernando había recibido un disparo. Pero el otro no se veía. Estar herido no significa que te vayas a morir. No me imaginaba. No tenía noción. Ni siquiera se me cruzó por la cabeza que iba a morir. Me enteré cuando me llamó la mamá. Se me paró el corazón".