Por el asesinato de Priscila Paz, la joven que estuvo desaparecida nueve días hasta ser encontrada sin vida en San Pablo, un pueblo de Tucumán, hay siete personas detenidas.

En las últimas horas una de estas, la cual presenta antecedentes penales por delincuencia y narcotráfico, declaró que fue a "descartar el cuerpo de Priscila" a pocos metros de la parada de colectivo donde ella se bajo tras regresar a su casa del trabajo, reveló el abogado querellante, Javier Lobo Aragón quien defiende a los padres de la víctimas.

Luego, Aragón manifestó que este detenido declaró que llevó el cadáver de Paz "en una camioneta Chevrolet S10 la noche anterior del hallazgo, a la misma zona que había sido rastrillado por la policía. Además, indicó que él sabía que el capo de la banda y tres cómplices la habían matado. Pero nada dijo sobre cómo, cuándo, por qué y, mucho menos, dónde estuvo el cadáver durante todo el tiempo que llevó desaparecida".

Según indicó Aragón, en declaraciones al medio local La Gaceta: "Hay un mensaje que le envió Priscila a un amigo. Le decía que no la dejaban salir. Evidentemente después se dieron cuenta, se lo quitaron y borraron el texto". "La circunstancia y la forma se está cerrando. Los autores materiales del hecho están detenidos. Se están culpand. entre ellos" agregó el defensor luego de participar de una reunión con el padre de la víctima, Pedro Daniel Paz y la fiscal, Carmen Reuter, en los Tribunales provinciales.