En nuestra edición del sábado, informamos en exclusiva sobre el caso de una adolescente de 14 años que fue asesinada a balazos por un grupo de personas que tenía un conflicto con su familia en Canning. En las últimas horas del viernes, familiares y amigos de la víctima incendiaron las viviendas de los acusados y ayer quemaron llantas frente a la comisaría local, reclamando justicia.
 



El hecho ocurrió en Libertad al 2800 cuando, tras un conflicto vecinal, uno grupo ingresó a la vivienda de la víctima y comenzó a disparar. Milagros Cejas y otras dos personas, de 18 y 19 años, resultaron heridas. La joven fue trasladada a un centro asistencial de la localidad bonaerense de Monte Grande donde finalmente falleció.

 

Milagro. Tenía tan sólo 14 años.

Silvia Cejas, hermana de la víctima, dijo que las personas ingresaron a la vivienda y realizaron al menos “30 disparos” y que a Milagros primero la hirieron en “un pie”, pero luego simularon irse de la casa y, cuando volvieron, “le dieron en la espalda a matar”.

A raíz de este hecho, un grupo de 30 vecinos se dirigió a las viviendas de los supuestos agresores, ubicadas en las calles Libertad al 2200 y en La Calandria al 1900, a pocas cuadras del lugar del crimen, y las prendieron fuego.

Los vecinos impidieron el ingreso de las dotaciones de bomberos voluntarios de Esteban Echeverría, que finalmente pudieron hacerlo con la ayuda del Grupo de Apoyo Departamental (GAD).

El viernes por la noche se llevaron a cabo siete allanamientos, en los cuales se logró detener al presunto autor material del crimen. Secuestraron una carabina calibre 22 largo, sin numeración ni marca visible, una escopeta calibre 14 de marca Polman con la numeración limada y fue detenido Juan Jesús Pérez (34) por “tenencia ilegal de arma de guerra”.
 



Sigue la búsqueda de Daniel Navarro, apodado Catango, Gabriel Navarro y Richard Pablo Navarro. Sin embargo, la familia de la nena se mostró disconforme con el trabajo policial.
“Al detenido lo agarraron cerca del Cementerio Municipal y es imposible que haya estado sólo, siempre se mueven todos juntos estos sujetos”, dijo Adrián Cejas, padre de la víctima. “Anoche (por el viernes a la noche) ‘Catango’ ingresó a la casa de uno de mis hijos, revolvió todo y se fue”, informó el hombre, quien además apuntó al jefe de la policía de haber negociado la detención de solamente uno de los delincuentes. "Todos conocen a los asesinos", concluyó.