Los investigadores del homicidio de María Marta García Belsunce hallaron nuevos rastros de ADN en las evidencias de la escena del crimen recolectadas hace 16 años, por lo que los fiscales de la causa citaron a Nicolás Pachelo, su ex mujer y cinco vigiladores a un nuevo cotejo genético.

En tanto, el abogado de Pachelo, Roberto Ribas, presentó un escrito para que también sean convocados para la extracción de sangre el viudo Carlos Carrascosa, los familiares condenados por encubrimiento y la medio hermana de la víctima, Irene Hurtig.

Fuentes de la investigación, explicaron a que el nuevo perfil genético es masculino y fue encontrado en una muestra colectada en 2002 que en su momento había arrojado resultado negativo.

Es que cuando asumieron la investigación a principios de 2017, los nuevos fiscales de la causa, María Inés Domínguez y Andrés Quintana, ordenaron peritar nuevamente todas las evidencias recolectadas en la escena del crimen.

De una de las muestras que su momento había sido considerada como insuficiente para obtener un perfil genético, con las nuevas tecnologías, ahora se pudo sacar un patrón que corresponde a un hombre.

En una citación, los fiscales Domínguez y Quintana fijaron para el 14 de mayo, el próximo lunes, a las 12, la extracción de sangre para los cotejos de ADN que se realizarán en la Asesoría Pericial de la ciudad de La Plata y estarán a cargo de su directora, la doctora María Mercedes Lojo.

Los convocados para estos nuevos estudios son los siete nuevos imputados que ya fueron indagados el año pasado por el crimen de García Belsunce, es decir, Pachelo; su ex esposa, Inés Dávalos Cornejo; y cinco ex vigiladores del country Carmel de Pilar donde ocurrió el asesinato, José Ramón Alejandro Ortiz, Ramón Alfredo Acosta, Víctor Hugo Contreras, Eduardo Walter Vera y Norberto Glennon.

El patrón de cada uno de los varones será cotejado con este nuevo ADN masculino que surgió ahora y con aquellos otros dos perfiles NN de hombres que ya estaban incorporados en la causa.


El abogado Ribas pidió en un escrito al que también, que no se excluya de estos nuevos estudios de ADN a los históricos imputados de la causa vinculados a la familia García Belsunce.

Por ello, pidió que también sean convocados a la extracción sanguínea el viudo Carrascosa, el hermano Horacio García Belsunce, el medio hermano John Hurtig, el vecino Sergio Binello y también la medio hermana Irene Hurtig, pese a que ella ya fue sobreseída en la causa.

"¿La fiscalía ha olvidado que otras personas más han tenido o pueden tener una aparición en los cotejos sanguíneos que se llevarán a cabo en este expediente. Me refiero específicamente a los imputados y/o condenados en la actualidad por sentencia del Tribunal Oral Criminal de San Isidro y la Cámara de Casación Provincial?", señala Ribas en su presentación.

Según la hipótesis por la que los fiscales Domínguez y Quintana indagaron a los siete nuevos imputados, María Marta fue asesinada el 27 de octubre de 2002 cuando llegó a su chalet del country Carmel y se encontró con ladrones que la mataron de seis balazos en la cabeza con un revólver calibre 32.

El robo de un cofre metálico de la asociación benéfica “Amigos del Pilar que María Marta guardaba en su casa con dinero en efectivo, tres chequeras y la llave de una caja de seguridad, es el posible móvil del crimen para los nuevos investigadores.

Estas novedades sobre nuevos rastros de ADN se conocieron hoy cuando Pachelo quedó procesado con prisión preventiva en la causa que lo tiene preso desde el mes pasado, acusado de haber cometido cinco robos en el barrio privado Tortugas de Pilar.