La terrible balacera tuvo lugar en la intersección de las calles Yrigoyen y Barrientos de la ciudad de Villa Tesei, en el partido bonaerense de Hurlingham, cuando un gendarme se resistió el robo de su auto y lo balearon en el estómago.

Tras intercambiar disparos, el agente hirió a dos delincuentes.