Genaro Fortunado fue atropellado en la madrugada del 9 de septiembre del 2017. El auto lo manejaba su novia, Julieta Silva quien alegó no haberlo visto y que se trató de un accidente. Así lo determinó la justicia, quien la condenó a 3 años y 9 meses por homicidio culposo, pena que cumplirá en su domicilio.

Miguel Fortunato, padre de Genaro, habló con Crónica HD y contó sus sensaciones tras conocer la condena. "Hay un montón de datos que indican que esto no fue un accidente. Hay discusiones previas y un montón de testigos", aseguró. 

Sobre la fatídica noche, analizó: "Esta mujer dice que no lo vio a Genaro cuando había tres veces la iluminación de una casa por la luminaria de la vía pública y del auto. Arrastra el cuerpo de mi hijo 3 metros y medio y después lo pasa por encima. Y dice que eso lo confunde con un pozo".

"Genaro medía 1.85 y pesaba 85 kilos y dice que no escuchó nada que le llamara la atención. Siguió la marcha y vio al trapito que venía por la banquina corriendo. Pensó que venía a cobrarle pero ¿no vio a mi hijo? Son demasiadas cosas que no terminan de cerrarnos", agregó Miguel.

La familia de la víctima no está conforme con el fallo y esperan los fundamentos que se leerán este lunes. "No entiendo qué ve el Tribunal. El lunes escucharemos los fundamentos. Vamos a apelar. La ausencia eterna de Genaro, igual, no hay forma de atenuarla".

Dolido por la muerte de su hijo, Miguel contó: "Soy civilizado y quiero creer en la justicia. Aprendí que hay al menos tres verdades. La verdad a secas, que probablemente no la vamos a saber nunca. La jurídica, que entendía que era lo que se podía probar y la verdad social. El problema es que no son coincidentes".