"Es la peor noticia que tenemos. Estábamos pidiendo por la vida de Lucas, ahora estamos pidiendo justicia por él. No es lo que pensábamos", dijo Emanuel, el tío de Lucas González, fallecido tras recibir dos balazos en la cabeza por parte de policías de la Ciudad.

"No es una muerte, es un asesinato. Balear a cuatro nenes que salían de un entrenamiento a las nueve y media de la mañana, sin voz de alto ni nada, es un asesinato", agregó.

Lucas fue alcanzado por las balas policiales el miércoles, al salir de la práctica. En ese momento un Nissan Tiida color champagne, sin identificación y ocupado por agentes de la Ciudad, empezó a perseguir al VW Suran en el que se movilizaban los cuatro jóvenes. Después de un día y medio de agonía, el muchacho de 17 años falleció este jueves.

"Los familiares de los chicos que estaban con Lucas están con nosotros. Los pibes están en estado de shock. Imaginate que matan a un compañero tuyo de 17 años que venía de entrenar con vos. Ellos fueron a pedir auxilio a la Policía, porque creyeron que los había robado, y la policía los tiró al piso y los esposó", dijo Emanuel.

El hombre también rechazó la versión de enfrentamiento armado que surgió en los primeros instantes tras el episodio. "Dicen que hubo un tiroteo. A ver, ¿cuáles fueron los tiros que salieron del auto donde iban los chicos? Que los muestren", reclamó.

Mirá el testimonio del tío de Lucas en Crónica HD