El hecho ocurrió el pasado miércoles al mediodía en la puerta de la Escuela N 5 Hipólito Yrigoyen, ubicada en la calle Larroca 1050, entre Churich y Belgrano.
 
Allí, La docente de tercer grado, identificada como Alejandra Pereyra, de 38 años, estaba en la puerta de la escuela cuando fue interceptada por la madre de un alumno de 9 años que, en presencia de numerosos estudiantes, le reprochó el mal trato a su hijo y le pegó un cachetazo.
 
Claudia, la mamá agresora, dijo que reaccionó con violencia porque la docente “le torció el dedo” a su hijo presuntamente en forma intencional: “Me desbordé porque no estoy contenida (por la institución). Ella (por la maestra) es muy soberbia, pero no justifico para nada lo que hice”.
 
En declaraciones por el canal C5N, Claudia y su marido César
denunciaron que su hijo era “maltratado” por el cuerpo docente y directivo del establecimiento, anticiparon que cambiarán de colegio a su hijo y dijeron que evaluarán la posibilidad de presentar una denuncia.

Testigos del hecho dijeron a los medios que el nene, quien concurría al turno tarde pero hace poco tiempo debió ser cambiado a la mañana por aparentes problemas de conducta, al ver a su mamá golpeando a la maestra salió corriendo del lugar.

“Fue todo muy sorpresivo, en el contexto de la salida de la escuela. No fue nada agradable”, reconoció Pereyra y remarcó que “uno como docente busca estrategias para el alumno, todos tienen derechos, pero con padres así se nos hace difícil la tarea”.
 
En declaraciones a Radio Rivadavia, la maestra dijo que se siente “cien por ciento apoyada” por los directivos de la escuela y los padres del resto de los alumnos y que, tras la licencia, retornará la actividad normalmente, pero espera que “garanticen la seguridad” para ella, el resto de los docentes y de los niños.