Ocurrió en esta casa de Salta. (Twitter)

La Justicia de Salta investigaba la muerte de una joven de 19 años ocurrida en su casa de la ciudad de Salta, donde se encontraba su novio, de 22, quien tiene antecedentes por violencia de género y alegó que se había suicidado, a pesar de que las primeras pericias indicaban que se trataría de un homicidio.

Melani Aixa Penella fue hallada en la noche del sábado último en su vivienda de Socompa al 1900 de Villa Floresta, un barrio periférico de la capital provincial de escasos recursos económicos.

Junto al cuerpo se encontraba Gabriel Alejandro Calisaya, quien había sido condenado el 21 de enero pasado por la jueza Claudia Puertas, en un juicio abreviado, a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional por una denuncia de violencia efectuada por la propia Penella.

En ese momento, Calisaya fue hallado culpable de lesiones leves agravadas por violencia de género y desobediencia judicial, pero la jueza dispuso su libertad bajo ciertas imposiciones, como la restricción a acercarse a menos de 300 metros de la denunciante.

Esa restricción fue violada el sábado, ya que la policía, al llegar a la vivienda lo encontró junto al cadáver de la chica.

De todas formas, hasta esta mañana, no había una orden de detención contra Calisaya.

El tío de la joven Luis Alberto Castro aseguró el lunes que el principal sospechoso era el joven.

“Nosotros pensamos que a mi sobrina la mató su novio porque él ya tenía denuncias, una condena y una perimetral por violencia de género. Estuvo preso y salió con la condición de cumplir un régimen”, relató Castro.

“Supuestamente era un suicidio, pero mi esposa estuvo como testigo en el levantamiento de indicios y no coincide el surco que tenía mi sobrina en el cuello con el modo en que su pareja dijo que ella se había quitado la vida”, explicó el hombre a la prensa local.

Calisaya aseguró a los policías que la chica se había ahorcado utilizando una sábana, pero fuentes del caso dijeron que las primeras pericias indicaban que era prácticamente imposible que hubiera usado los tirantes del techo, como describió el hombre.

Si se confirma que Penella fue asesinada por su novio, su caso se convertiría en el femicidio número 17 cometido en Salta en lo que va del año.

Fuente: DyN