Una joven de 18 años, que estaba desaparecida desde el último 11 de julio, fue hallada estrangulada en el municipio de Puerto Vilelas, que limita con la ciudad de Resistencia, Chaco. Por el femicidio, hay cuatro detenidos que serán indagados este miércoles. 

Se trata del femicidio número 71 cometido en lo que va del aislamiento social, preventivo y obligatorio por coronavirus en el país y el quinto en Chaco en lo que va de 2020.

La víctima fue identificada como Liliana Belén Gauna, cuyo cuerpo fue hallado en la noche del último domingo, en la exfábrica Molinos Río de la Plata y el riacho Barranqueras.

Los pesquisas creen que la joven no fue asesinada ahí sino que su cuerpo fue "plantado", ya que no fue encontrado en operativos previos realizados en la zona.

La fábrica abandonada donde hallaron el cuerpo de Liliana Belén Gauna.

Resultados de la autopsia

De acuerdo a la autopsia que llegó a manos del fiscal especializado en violencia de género de Resistencia, Jorge Cáceres de Olivera, Gauna murió por "asfixia por estrangulamiento".

En la autopsia realizada por el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses del Poder Judicial determinaron la identidad de la joven desaparecida el 11 de este mes a través de huellas dactilares, añadieron las fuentes.

Por el hecho, la fiscalía dispuso el arresto de cuatro hombres con los que Gauna estuvo bebiendo el día que desapareció y entre los cuales podría estar el autor del femicidio.

Si bien el fiscal aún no dispone de evidencias para imputar a los detenidos, ordenó que permanezcan detenidos a raíz de incongruencias en sus declaraciones iniciales y este miércoles los indagará por la causa por femicidio.

Las fuentes informaron que la víctima mantenía una relación sentimental con un hombre, aunque éste había sido detenido días antes de la desaparición en relación a otra causa, motivo por el cual no se lo vincula al hecho.