Hallaron muerto a la orilla de un arroyo de González Catán al joven de 19 años que había desaparecido tras salir de su casa para pedir un turno para su esposa en el hospital. Familiares encontraron el cadáver y detallaron: "El cuerpo apareció desnudo, golpeado, atado con alambres, sin un ojo, con un aparente orificio de bala en su pecho y envuelto en una sábana". Allegados sospechan de la pareja de la víctima y piden el inmediato esclarecimiento del escalofriante caso. Policías trabajan en el lugar.

El macabro hallazgo se concretó este miércoles al mediodía a unos pocos metros de la casa de la víctima, en la orilla del arroyo Morales, a la altura de las calles Dungenes y Leopardi, barrio Los Ceibos. El cuerpo de Ernesto Emilio Guchea, albañil y padre de dos chiquitas, fue encontrado por amigos y vecinos del barrio que lo estaban buscando. 

En diálogo con cronica.com.ar, el padre de la víctima, Armando, manifestó: "Le falta un ojo, está todo lastimado, parece que tiene un escopetazo, está todo inflado. No tiene ninguna pertenencia con él, está atado y desnudo". En tanto, una de sus hermanas, Claudia, agregó: "Estaba muy golpeado y envuelto en una frazada". 

Policías trabajan en el lugar y tratan de sacar el cuerpo con ayuda de familiares, según aseguraron testigos. Si bien todavía no se realizaron las pericias, se cree que se trató de un asesinato por las visibles heridas del cuerpo. 

En cuanto a las hipótesis que manejan los familares de la víctima, expresaron que sospechan de la esposa y de la suegra de la víctima. "Ellas están tranquilas, no demostraron ningún tipo de preocupación durante la búsqueda. La pareja le quiso hacer una denuncia por violencia de género pero no se la tomaron porque el lastimado era él", relataron. 

Guchea vivñia en el barrio Los Ceibos de la mencionada localidad del oeste del Gran Buenos Aires. El domingo pasadas las 21 salió de su casa en dirección a lo de su mamá, Roxana, que está convaleciente y habita a unas tres cuadras de su vivienda.

La intención de Ernesto era acompañar a su madre, dormir unas horas allí y luego salir para el Hospital Simplemente Evita, situado en José Equiza 6410, del citado distrito. Sin embargo, el muchacho jamás llegó siquiera al inmueble familiar.

Ver más productos

El beato Marco Antonio Durando, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Marco Antonio Durando

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos