Algunos de los teléfonos celulares hallados en las diligencias. 

Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar 

Autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martín lograron individualizar a cuatro pibes, quienes realizaban llamadas telefónicas a sus respectivas escuelas para llevar a cabo amenazas de bomba, lo que obligaba a desalojar los edificios y a suspender el dictado de clases, en el partido bonaerense de Tres de Febrero.

Uno de los involucrados, de 16 años, quedó detenido. Insólitamente varios de los implicados se filmaban cuando efectuaban los ilícitos. La situación fue publicada en su edición de ayer por Crónica. Los voceros del departamento judicial de San Martín revelaron que los servidores públicos apresaron al jovencito de 16 años en una finca situada en Fischetti al 5.500, en Caseros, hallándose en su poder 10 teléfonos celulares.

Por su parte, un niño de 12 años fue identificado por los funcionarios en una casa instalada en San Guillermo al 7.300 en Martín Coronado. El personal a cargo de las investigaciones obtuvo un video con las preocupantes filmaciones. A su vez, policías llevaron adelante procedimientos en dos fincas situadas en Billinghurst, en la zona noroeste del conurbano provincial.

Trascendió que uno de los operativos fue concretado en una vivienda ubicada en calle 60 al 3100, en el denominado barrio Libertador, donde reside una adolescente de 14 años. En el lugar, el personal policial incautó tres equipos de telefonía celular, que serán sometidos a diferentes pericias. Mientras tanto, el restante allanamiento tuvo como escenario uno de los departamentos de un inmueble instalado en Rivadavia al 3500, donde los investigadores hallaron a otra de las involucradas en las amenazas, que también es menor.

Diferentes datos

Basándose en los diversos datos que figuran en la Instrucción Penal Preparatoria (IPP) Nº 15- 00-29515-17, ambas pibas se encuentran sindicadas como las responsables de haber efectuado llamados telefónicos intimidatorios a los colegios Estados Unidos y Pío XII, en la localidad bonaerense de Villa Bosch, afirmándose que ambas implicadas eran alumnas de estos establecimientos.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada “intimidación pública”, los doctores Daniel Cangelosi y Marcelo Sendot, fiscales de la Unidad Funcional Nº 3, y el Juzgado de Garantías Nº 1 de los tribunales de San Martín.