Mientras la familia aún busca una explicación sobre la muerte del pequeño Franco Catanzaro, de 7 años, la Justicia imputó en las últimas horas a Agustín Ciari, de 23, quien conducía el cuatriciclo que chocó con el vehículo que en ese momento estaba manejando la víctima (dato que fue confirmado en el informe del accidente).

De esta manera, el joven es investigado por homicidio culposo agravado. Por su parte, Román Piacenti, hombre que estaba a cargo del niño el pasado domingo en el exclusivo complejo Costa Esmeralda, a 15 kilómetros de Pinamar, sostuvo que hasta el momento no recibieron noticias de la familia de Ciari.

“A Franquito le cayeron con el cuatriciclo encima, lo mataron y lo abandonaron como a un perro. Se fueron y hasta el día de hoy nadie nos llamó”. Además, detalló que los chicos que estaban en el otro vehículo “venían corriendo con ropa de competición”.