DETENIDO. Así fue llevado el sujeto, luego de la espectacular persecución.



El tremendo fusilamiento se registró en agosto pasado, en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, y el individuo, que también se dedicaba a la venta de drogas, fue apresado como saldo de una dramática persecución sucedida en un monte de Chaco, ya que, tras el ilícito, se había refugiado en dicha provincia. Los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron que el malviviente, llamado Osvaldo Omar, de 27 años y apodado “Bebu”, aparece sindicado como responsable material del asesinato de Fernando Javier Leiva.

Tras haber matado sin piedad a la infortunada víctima, el homicida permanecía escondido en suelo chaqueño y los pesquisas de la Policía de la provincia de Buenos Aires tuvieron que llevar adelante diligencias investigativas durante varios días, hasta que finalmente localizaron a dicho marginal en el interior de una humilde finca, en una zona de montes, situada en el denominado Barrio Golf, en Resistencia.

El sujeto, al advertir que había sido descubierto, abandonó la casa y de inmediato trató de huir a la carrera, internándose en la vegetación del terreno. Por este motivo, los servidores públicos comenzaron a perseguir al criminal, a quien apresaron al cabo de un violento forcejeo. Miembros de la División Homicidios y Capturas del área de Investigaciones Complejas de la policía chaqueña también participaron del procedimiento.

El violento hecho

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el asesinato de Leiva se produjo el 26 de agosto pasado, cuando el joven y uno de sus amigos se hallaban en avenida Luro al 700, entre El Poncho y La Doma, en Rafael Castillo, en el oeste del conurbano provincial, oportunidad en la que apareció en escena el agresor, quien se desplazaba en un rodado y que efectuó al menos 6 disparos con un arma de fuego. Luego, el forajido escapó rápidamente en el vehículo.

Como consecuencia de sus graves heridas en la región torácica, Leiva, que cayó en un gran charco de sangre, dejó de existir luego de haber sido trasladado de urgencia al Hospital Diego Paroissien, en Isidro Casanova. Algunas versiones sostienen que “Bebu” dio muerte a Leiva, de 27 años, porque ambos mantenían viejas diferencias barriales. Se afirma que el criminal además está vinculado a la comercialización de estupefacientes al menudeo en esa zona.

Gracias a los diferentes datos aportados por testigos y gente del vecindario, se logró establecer la identidad del agresor. Familiares de Leiva habían concretado numerosos reclamos y habían exigido justicia ante los funcionarios, porque consideraban que el caso iba a quedar en la impunidad.