En un insólito suceso que se registró en la localidad bonaerense de Caseros, un ladrón, que se dedicaba a sustraer cámaras de vigilancia de viviendas y comercios, fue detenido por los efectivos policiales al ser descubierto luego de quedar grabado por uno de los dispositivos, mientras consumaba uno de los robos.

Los voceros del departamento judicial de San Martín revelaron a cronica.com.ar que el individuo, de 34 años, fue apresado gracias a un allanamiento que se concretó en una finca situada en Potosí al 1900, en el citado distrito, en el oeste del Gran Buenos Aires.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el sujeto resultó capturado por los integrantes de la comisaría de Caseros, determinándose que tenía antecedentes por “Violación de domicilio” y “Averiguación de ilícito”.

Trascendió que ahora los pesquisas de la seccional buscan a un cómplice de este sospechoso.

Al ser arrestado, el marginal sostuvo que robaba las cámaras para luego venderlas en el barrio porteño de Flores, aunque no se descartan otras hipótesis.

Estas diligencias se iniciaron a raíz de una denuncia que un hombre, de 50 años, radicó ante la Justicia el 22 de octubre pasado, ocasión en la que señaló que, a las 5 del día anterior, dos ladrones le habían sustraído dos cámaras de vigilancia del domicilio en el que reside, situado en un edificio ubicado en Lisandro Medina al 2200, casi en la esquina con Doctor Amadeo Sabattini.

Por este motivo, los uniformados revisaron los registros fílmicos y comprobaron que el rostro del delincuente había quedado grabado, en dicho dispositivo.

A su vez se estableció que los implicados habían concretado otros ilícitos similares, en un radio de 700 metros.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada “Robo”, la Unidad Funcional N° 10 y el Juzgado de Garantías N° 5, pertenecientes a los tribunales de San Martín.

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy