La violencia de género no tiene límites, ni en cantidad de casos ni en formas, de ese registro, ayer se dio un nuevo hecho que sucedió en el Barrio Jardín Municipal ubicado en la localidad Las Heras, a escasos minutos de la capital mendocina.

El acusado se acercó hasta la propiedad, intentó hablar con quien había sido su mujer, discutieron y el saldo fue que en el marco de un ataque de ira prendió fuego la propiedad con sus habitantes en el interior.

 

Vecinos llamaron angustiados al 911. Se hizo presente personal de Bomberos Voluntarios y Policía de Mendoza que en primera instancia lograron salvar a las moradoras de la vivienda, les dieron contención y luego fueron tras el acusado.

Al llegar hasta calle Río Salado al 3000 de la mencionada barriada, procedieron a sofocar las llamas. Durante esta mañana se llevan adelante las pericias correspondientes para realizar la acusación formal en sede policial, sumado a los dichos de la víctima y su hija que lograron salvar milagrosamente sus vidas. Las pérdidas materiales son totales.

La mujer fue puesta a resguardo. Una vez llevada en patrullero a sede judicial detalló que el hombre llegó hasta su casa, logró ingresar, la comenzó a agredir físicamente y la amenazaba constantemente.

 

Ella logró zafar de la situación, pidió ayuda a los gritos y esto despertó la ira del atacante que procedió a cumplir con su promesa de “prenderle fuego a la casa”.

El hombre se dio a la fuga ante la llegada de vecinos, curiosos y un primer móvil policial que no logró capturarlo en el lugar. Los vecinos no sumaron mayor información por lo que solo se conocen los dichos de la afectada y su conflictiva relación con su ex pareja. El caso se investiga como violencia de género.

 

Ver comentarios